Postales

El pacto de la vergüenza

La última jugada de Sánchez se parece como dos gotas de agua a las de Zapatero en las postrimerías de su mandato

José María Carrascal
Actualizado:

Confieso que, arrastrado por lecturas hegelianas, durante gran parte de mi vida vi la Historia como «el relato de la larga marcha de la humanidad hacia la libertad». Últimamente, sin embargo, mi fe en el progreso indefinido ha ido dejando paso a la teoría de Giambattista Vico de que la Historia avanza no linealmente, sino en círculos concéntricos, cada vez más amplios, como si la naturaleza, de la que formamos parte, nos condenase a repetir errores y aciertos, en un eterno trabajo de Sísifo sin alcanzar la cima.

Acabamos de tener confirmación de ello. La última jugada de Sánchez para permanecer en La Moncloa se parece como dos gotas de agua a las de Zapatero en las postrimerías de su

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal