De opas y opitas

En toda posible «gran operación» que se precie, léase opa, fusión, absorción

POR CRESO
Actualizado:

En toda posible «gran operación» que se precie, léase opa, fusión, absorción, integración o lo que sea, los interesados, ya sean ofertantes u ofertados, son siempre los primeros en desmentirla. Sobre todo, para que la «susodicha» no se vaya al traste. Mientras, en los mentideros bursátiles los rumores circulan con absoluta libertad, y ven operaciones donde ni el más lince las vería. Además, con estos «dimes y diretes» sube y baja la cotización de un valor de forma exagerada a lo que habitualmente debería.

Una opa a corto plazo

En este sentido, Repsol ha sido uno de los valores que más subidas ha registrado en su haber en los últimos tres meses -aunque ya van para cuatro-, precisamente por un rumor que la coloca en el mismo centro del interés de más de un comprador.

El rumor de un probable movimiento corporativo sobre la petrolera que preside Antonio Brufau parece estar empezando a tener forma. Eso sí, con diversas variantes. O al menos eso es lo que piensan en el mercado. De momento, incluso una de las opciones contempla ya un tipo de ofertante y ¡hasta un precio!: una firma de capital riesgo que puede estar estudiando realizar una opa sobre la petrolera a 30 euros por acción.

Otra de las variantes más comentada entre los bolsistas especializados en el sector es que está «a puntito de caramelo» un movimiento de concentración entre Repsol y Gas Natural. Y si bien unos piensan que será ya mismo, para otros la operación tendrá que esperar hasta que se celebren las elecciones municipales, y evitar así que el proceso, una vez más, se torne excesivamente político, que casos ya tenemos alguno... Según esta opción, el futuro grupo se ubicaría en Barcelona y disfrutaría de algunos accionistas nuevos, que son los que están aprovechando para comprar en los últimos tiempos. Precisamente, esta entrada directa en el mercado está haciendo que en lo últimos días Gas Natural suba hasta máximos y Repsol se estabilice en niveles aún ligeramente por debajo de su máximo de enero (26,85 euros).

Conviene recordar la relación entre ambas: La Caixa cuenta con el 35,5% del capital social de Gas Natural y con el 12,5% de Repsol YPF, petrolera que, a su vez, es segundo accionista de la empresa gasista con un 30,8% de su accionariado.

Sin embargo, precisamente esta opción ha sido descartada, como no podía ser de otra forma, esta misma semana, por uno de los interesados más directos: por el director general de La Caixa, Isidro Fainé. quien no ve una operación corporativa de este calado. Eso sí, «a corto plazo»... Y ¿a medio? Ya saben aquello de que «cuando el río suena...».

Más sobre lo mismo

Y de una posible señora «opa» a una «opita» en marcha... El directivo de La Caixa también descartó la supuesta integración de Aguas de Barcelona (Agbar) y Abertis, otra de las hipotéticas operaciones preferidas por el mercado, tras la formulación de una oferta pública de adquisición de acciones sobre Agbar por parte de La Caixa y Suez.

¿Y el por qué de este rumor? Fácil. Agbar y Abertis comparten también a la entidad que preside Ricardo Fornesa como accionista. En concreto, La Caixa tiene un 23,5% de la compañía recientemente opada y el 24,4% del grupo de concesiones de infraestructuras de transportes y telecomunicaciones. Sin embargo, de nuevo Fainé, de nuevo parte interesada, quitó hierro al asunto y tras calificar la operación sobre Agbar de «opita», aseguró que «acaba ahí», descartando así cualquier otro movimiento ulterior a la opa formulada junto con Suez.

No obstante, algunos inversores creen más que posible que se sume al proyecto Agbar, ya que la opa de La Caixa y Suez ha sido forzada exclusivamente por la decisión de Juan Abelló de materializar su participación lo antes posible.

Una jugada genial

Catalana Occidente, aseguradora presidida por José María Serra, y Crédito y Caución (CyC), participada en más de un 43% por la anterior, han realizado una jugada genial y se han hecho con la mayoría del capital de la holandesa Atradius, que es la segunda compañía del mundo en seguros de crédito.

Entre las dos entidades españolas habían adquirido en varias operaciones hasta un 49,99% del capital de la holandesa y estaban negociando con los otros socios (Swiss Re, Deutsche Bank y Sal Oppenheim) el hacerse con la mayoría. Y lo han conseguido sin desembolsar ningún euro más. La operación ha consistido en crear una holding que aglutina las acciones de Atradius en manos españolas, así como CyC; esta última entidad se integra completamente en el grupo holandés que, a cambio, realiza una ampliación de capital por el valor de la compañía española, con lo que la nueva holding pasa a controlar el 64,2% del grupo Atradius. Isidoro Unda, actual consejero delegado de CyC, será el primer ejecutivo (CEO) del nuevo grupo.

El Consorcio de Compensación de Seguros, organismo dependiente de Economía, que es el segundo accionista de CyC, con más del 41% de su capital, parece que no se siente cómodo con la nueva dimensión de Crédito y Caución, además de que no está bien visto que una entidad con una elevada participación estatal se dedique a adquirir compañías de otros países. Por ese motivo, el Consorcio estudia reducir su participación, mientras que Catalana ha expresado su deseo de aumentar su 43%.