Visto y no visto

Odios

Macron y sus macronettes, fatigados de apalear chalecos amarillos, tratan ahora de establecer el delito de pensamiento en Internet. Cojonudismo liberal

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Macron y sus macronettes, fatigados de apalear chalecos amarillos, tratan ahora de establecer el delito de pensamiento en Internet. Cojonudismo liberal

El catolicismo nos dio a Leonardo; la socialdemocracia, a Greta. Para llegar hasta aquí (la universalización de la pesadilla sovietista de Dombrovski) fue necesario abrir el Derecho en canal.

-En el 20 los profesores lanzaban el eslogan «Abajo el Derecho». ¡Y qué profesores! ¡Faros! ¡Pensadores! ¡El cerebro y la conciencia de la intelectualidad revolucionaria! Decían: ¡El Derecho es una de las cadenas con que la burguesía esclavizó al proletariado! Pero nosotros lo liberaremos de ese peso. Y lo hicieron.

No hizo otra cosa Marlaska con su sermón de metafísica de los derechos en el Orgullo. Un alemán definió los

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano