Editorial ABC

La OCDE avisa a Sánchez

Los socialistas se olvidan de que el actual ritmo de crecimiento es muy inferior al de los años previos, lo que ratifica la senda de desaceleración que ha iniciado el país

Actualizado:

El optimismo que muestra el Gobierno de Pedro Sánchez en materia económica choca, una vez más, con las advertencias de los organismos internacionales sobre los problemas y debilidades que todavía padece España, sin que, por desgracia, obtengan respuesta alguna por parte del PSOE. El hecho de que la OCDE mantuviera ayer que el PIB nacional crecerá un 2,2 por ciento este año y un 1,9 el próximo, en línea con las últimas previsiones del Ejecutivo, ya fue motivo suficiente para enarbolar de nuevo la bandera de la complacencia y el entusiasmo, ignorando los graves riesgos que se ciernen sobre la economía española en caso de adoptar las políticas equivocadas. En primer lugar, los socialistas se olvidan de que el actual