Tiempo recobrado

El obispo curioso

Lo único que podemos saber con certeza es lo que percibimos a través de nuestros sentidos

Pedro García Cuartango
Actualizado:

Pocos vinculan el nombre de la ciudad californiana de Berkeley con el obispo filósofo del que tomó nombre, nacido en Irlanda en 1685. Era el hijo mayor de un aristócrata que estudió en el famoso Trinity College de Dublín, donde acabó dando clases de griego.

Cuando tenía 40 años, George Berkeley decidió cruzar el Atlántico en barco para fundar una escuela en las islas Bermudas. Finalmente recaló en Rhode Island, cerca de Nueva York, donde compró una plantación y se dedicó a educar a sus esclavos.

Siete años más tarde y frustrado por una penosa situación económica, optó por regresar a Londres. Poco después, fue nombrado obispo de Cloyne, cargo que ejerció durante cerca de dos décadas hasta que decidió

Pedro García CuartangoPedro García CuartangoArticulista de OpiniónPedro García Cuartango