Nuevo plan de seguridad

Actualizado:

La inseguridad ciudadana que padecemos parece arreglarse con la contratación de 20.000 nuevos policías y guardias civiles en cuatro o cinco años. La medida me parece bien, pero me lleva a ir más lejos: ese incremento policial acarreará muchas más detenciones y, por lo tanto, los juzgados tendrán un trabajo extra por los juicios rápidos, y entonces la prisión, o la preventiva, en otro caso, pero... ¿a qué prisiones se destinarán los presos? Tanto la ley General Penitenciaria (artículo 19) como su Reglamento de Desarrollo (artículo 13) establecen el Principio Celular con excepciones muy claras; ello supone un interno por celda, y ya se está llegando en casos a cuatro por celda.

Faltan prisiones y éstas no se construyen en un año, pero, sobre todo, faltan funcionarios de prisiones. ¿Sabía que sólo se convocan para toda España sobre 400 plazas al año (descuente las bajas, jubilaciones...)? Puedo asegurarle que hoy, y pregunten a los sindicatos independientes de funcionarios, están trabajando bajo mínimos, con gran riesgo para su seguridad. Todo el nuevo plan de seguridad es muy bonito, pero se puede dar la paradoja (y ya se da) de que los jueces decreten la libertad de un detenido porque no tienen donde enviarle.

Emilio Rafael Ruiz.

Madrid.