Visto y no visto

Notre Dame

«Destino inesperado, extraño y miserable el de sobrevivirle a Notre Dame de París, símbolo por excelencia de la continuidad nacional francesa»

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Al desplomarse la Flecha de Notre Dame, pensamos en lo que Ratzinger, que viene de lamentar la imposibilidad posmoderna de incluir a Dios en una Constitución europea, dijo del fuego, al hilo de una frase apócrifa de Jesús transmitida por Orígenes: «Quien se acerca a mí, se acerca al fuego».

-El cristianismo es grande porque el amor es grande. Quien se acerca a Él tiene que estar dispuesto a quemarse.

Destino inesperado, extraño y miserable el de sobrevivirle a Notre Dame de París, llora el ciudadano Palette, que sitúa en la Flecha de Viollet-le-Duc el símbolo por excelencia de la continuidad nacional francesa y que no vivía tal sentimiento de dolor desde la visión de su madre muerta.

En Notre

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano