No pasarán

Los progres, que viven de inventar cómo lucharon contra la servidumbre obligada en el franquismo, parecen eufóricos con la servidumbre voluntaria en el sanchismo

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

En 2016 el Consenso tenía apalabrado el arreglo de España con un Apaño Federal («Pactar Cataluña», lo llamó el diario gubernamental), y contaban para ello con el proverbial pasotismo social, pero la corrupción catalana echó la puerta abajo y se fugó el Frankestein. Entonces los dos convidados de piedra en la Constitución, el Rey y la Nación, levantaron la mano para hablar: el Rey hizo su discurso de Gettysburg (¡menos Peterson y más Lincoln, liberalios del pan pringao!), y muchos españoles colgaron banderas nacionales en el balcón, única libertad que les ha sido dada, junto con la de ir en bicicleta por la acera, claro. Tenían voz, no voto. Vox se limitó a pegar la oreja y pasar la gorra

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano