No hay opción buena

Hughes .
Actualizado:

A menos de dos meses del final del plazo, el Reino Unido va de cabeza hacia un Brexit sin acuerdo, el temido no deal que fue señalado siempre como indeseable por los negociadores, pero que el tiempo impone como algo tan inevitable como un meteorito.

El Brexit es de una complejidad desalentadora y Theresa May es -así lo afirmó un periódico alemán ayer- una figura trágica de nuestro tiempo. La -a su vez simplista- frase «soluciones simples para problemas complejos» si tiene sentido es aquí. Ninguna aproximación es capaz de recoger la complejidad laberíntica del Brexit. De todas las dificultades, la mayor quizás sea el «backstop», cláusula de salvaguarda que negociaron la UE y el Reino Unido para evitar una

Hughes .Hughes .Articulista de OpiniónHughes .