No, Kant no fue nacionalista

El filósofo defendió todo aquello que denigran estos fanáticos

Pedro García Cuartango
Actualizado:

El fantasma del nacionalismo resurge en Europa y lo hace en forma de un fanatismo perturbador que distorsiona el pasado y manipula el presente. Esto es lo que acabamos de ver en Kaliningrado, la antigua Königsberg, hoy enclave ruso, donde la figura de Immanuel Kant ha sido denostada por una campaña instigada desde el poder. El nombre del filósofo alemán había sido propuesto como nueva denominación del aeropuerto de esta ciudad en la que nació, murió y desarrolló su actividad académica. Pero una furibunda reacción del nacionalismo apadrinado por Putin ensució de forma calumniosa la trayectoria del pensador y logró que no saliera elegido en una votación popular.

Un vicealmirante llegó a arengar a los marinos de la flota en

Pedro García CuartangoPedro García CuartangoArticulista de OpiniónPedro García Cuartango