ENFOQUE

El fin del «no bonita, no»

El Congreso cede ante una delegación iraní

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«El feminismo no es de todas, no bonita, no, se lo han currado los socialistas». Las palabras de Carmen Calvo excluyendo a todo aquel que no sea del PSOE de la lucha por los derechos de la mujer embarrancaron ayer en el fango de la cruda realidad. Bajo la presidencia de la socialista Meritxell Batet, el Congreso suspendió el saludo protocolario a una delegación iraní que visitaba las Cortes para que sus integrantes no se sintiesen incómodos al saludar a las mujeres de la Comisión de Exteriores. En un principio, estaba previsto que solo los hombres saludasen a los invitados, quedando excluidas las diputadas. Fue Vox quien dijo no querer participar en el saludo si esto era así, pues suponía

ABCABC