No tan mal

España tiene sus problemas, pero otros países merecen más regañinas

Luis Ventoso
Actualizado:

A muchos católicos españoles, admiradores del Papa actual, su valentía, la franqueza de su discurso y su inquebrantable compromiso evangélico con los pobres, les han sorprendido sus enigmáticas declaraciones en el vuelo Roma-Rabat. Preguntado por una periodista española sobre cuándo visitará nuestro país, Francisco respondió que «cuando haya paz». Lo cierto es que el cabeza de la Iglesia ya ha viajado a potencias cristianas como Emiratos Árabes, Corea del Sur, Turquía, Sri Lanka, Birmania y este fin de semana, a Marruecos. También ha estado en las vecinas Francia y Portugal. Y en Irlanda, Polonia, Grecia, Suecia, Rumanía, Bulgaria... Pero España, país que guste o no convirtió el catolicismo en religión universal, nunca acaba de encontrar hueco en la agenda. En

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso