Horizonte

La niña pija verde

Greta Thunberg es una marioneta con la que comercian sus padres entre los aplausos de la progresía universal

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Resulta difícil igualar el grado de amoralidad que acompaña a la campaña de la niña Greta Thunberg y su reivindicación de un mundo «más limpio». Hasta Justin Rowlatt, «corresponsal de la BBC para asuntos climáticos», ha denunciado el amoral circo que protagoniza esta menor que en estos días cruza el Atlántico en un barco de vela para denunciar las energías fósiles. El artículo de Rowlatt denuncia el suculento negocio, fundado en la mentira, que han montado con su hija los padres de Greta, a la que han convertido en una estrella mediática imagen del populismo verde.

La historia es conocida. Se supone que esta niña de 16 años ha decidido dedicar su vida a exigir que los dirigentes mundiales tomen

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura