La Navidad

No deseamos, ni provocamos, la confrontación con el mal, pero medimos nuestra fuerza cuando esta confrontación llega

Salvador Sostres
Actualizado:

Ha vuelto a abrir el mercado de Navidad de Estrasburgo tal como cada año y cada día y en cada instante Dios nos vuelve a mandar a su Hijo al Belén, al Calvario, la Cruz; a su hijo resucitado. Dios no se cansa nunca de perdonarnos, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón. La Navidad es la gran victoria de la Humanidad, y sus enemigos, que son los nuestros, saben que hemos vencido al mismísimo diablo para poderla continuar celebrando. Es inútil que nos matéis, porque volveremos a levantarnos y a propagar la luz de Dios hasta el último rincón del planeta. Alumbra el mundo el resplandor de Dios. No hay avión que pueda derribar las columnas luminosas

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres