La Tercera

La muerte encaminada

«Estamos en la Semana Santa y quienes tengan la suficiente humildad podrán volver a esperar alguna clase de salvación. Si ésta llega, será gracias al libre, irredimible, derecho a preguntar y al difícil deber de amar. Moriremos quizás sin ninguna sabiduría, pero ricos en pasos de perdidos caminantes. No intentaré enmendarle ninguna palabra más al buen poeta. Lo escrito, escrito está»

Actualizado:

La vida, camino hacia la muerte. No sé si es una metáfora o el más real de los caminos, el único por el que, día y noche, todos nos aventuramos. Jorge Manrique cantó nuestras huellas de ríos que van a dar en el mar que es el morir, y el camino de este mundo para el otro, que es morada sin pesar. Antonio Machado, quien tanto pensó la soledad de los campos castellanos cruzados por riberas, álamos y cañadas, dejó dicho que al borde del sendero un día nos sentamos, que ya nuestra vida es tiempo, y que nuestra sola cuita son las desesperadas posturas que tomamos para aguardar … esa cita que nunca falla. Cuando nos aprestamos a celebrar