Lo mucho

Si todo ser humano tiene necesidad y obligación de dialogar, en el caso de los

Por Jesús Higueras
Actualizado:

Si todo ser humano tiene necesidad y obligación de dialogar, en el caso de los creyentes esto es mucho más importante, puesto que los cristianos tenemos como único Mandamiento el amor y el presupuesto del amor es la escucha, saber cómo es el otro para quererle tal y como es. Por eso, el diálogo interreligioso es algo que se desprende del mismo fenómeno de creer en Cristo.

Nosotros no queremos dialogar con otras religiones para hacer un «proselitismo» o para intentar atraer o imponer unas verdades, sino que cuando proponemos nuestra fe en Cristo Jesús y escuchamos cómo viven la fe otros hermanos de otras religiones diferentes a la de Cristo, se produce un fenómeno de comunicación que es el fundamento del amor.

En España cada vez es más importante -puesto que la sociedad nuestra es más plural- que aquellos que profesamos una fe concreta estemos siempre en comunión y, desde el respeto más profundo, seamos capaces de encontrar metas comunes y espacios que nos unan.

En palabras del propio Juan Pablo II, «es mucho más lo que nos une que lo que nos separa» y en función de esa realidad, tenemos necesidad de provocar una comunión de todos los creyentes, a fin de que trabajemos juntos para la construcción de un mundo más humano y mejor.

Tenemos que transmitir con seguridad y con alegría nuestras convicciones y nuestro modo de vivir y saber también aprender, ¿por qué no?, de otros que viven una relación con la divinidad de un modo distinto.

Este es, sin duda, el camino único para el entendimiento entre los hombres. Ese diálogo respetuoso y fructífero al que todos estamos llamados a vivir.