Mofa y escarnio en Berriozar

Actualizado:

La localidad navarra de Berriozar inició ayer sus fiestas tal y como estaba previsto: con una gran polémica generada por el alcalde de la localidad, Javier Lasa, y por dos concejales de la ilegalizada ANV, quienes permitieron que el tradicional «chupinazo» a cargo de un «kikili» negro -un cabezudo- se convirtiera prácticamente en un sectario acto de homenaje a presos de ETA. De hecho, el «kikili» lanzó el cohete abrazado a uno de los concejales proetarras (en la imagen). Ninguno de los otros grupos del Ayuntamiento -PSN, UPN, CDN e IUN- participó en la celebración, que tildaron de «mofa» y «engaño» deliberado al pueblo. -España