Merecemos un Gobierno que no nos mienta. O no

No hay democracia digna de ese nombre en la que una mentira tan flagrante como la de Sánchez con su tesis quede impune 24 horas

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Recuerden aquel 11 de marzo de 2004. El horror de las estaciones de tren cuyo decimoquinto aniversario acabamos de conmemorar. España entera conmocionada. Todos recordamos dónde estábamos en el momento en que conocimos las primeras noticias. El Gobierno Aznar facilitó en cada minuto del proceso la información disponible. El jefe del Centro Nacional de Inteligencia indicó ese día que no había indicios de implicación islamista. La izquierda tomó la calle al grito de «¡Merecemos un Gobierno que no nos mienta!». No creo necesario recordar el coste que tuvo la supuesta «mentira» -expresión contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente, según el DRAE. Lo que sí sé es que, si se mintió, esa falsedad tuvo un coste

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura