Editorial ABC

La mentira como tesis

Políticamente, el caso de la tesis de Sánchez muestra la ineficacia de los controles de calidad en el sistema político español

Actualizado:

La tesis doctoral de Sánchez es una fuente inagotable de noticias, que ratifican la anormalidad del título académico del presidente del Gobierno y su relación con la laxitud de la Universidad Camilo José Cela en el cumplimiento de la normativa universitaria. Hoy publicamos en ABC que a los cuatro meses de obtener el título de doctor con una tesis plagada de irregularidades, Sánchez fue secretario del tribunal que evaluó otra tesis doctoral, sobre el impacto del terrorismo en el turismo. Por supuesto, en la Universidad Camilo José Cela. La normativa universitaria exige que los miembros de un tribunal de tesis sean doctores, pero que además acrediten experiencia investigadora. Sánchez era malamente lo primero y no tenía nada de lo segundo. Su caso es un ejemplo de aprovechamiento del abuso de la autonomía universitaria, en este caso por una institución privada, muy necesitada de crear un número de doctores suficiente para cumplir con las exigencias de la legislación vigente. A los cuatro meses de ser doctor en una disciplina académica es imposible cumplir con el requisito de un nivel adecuado de investigación. Investigar es estudiar, analizar, innovar y escribir textos que aporten avances al conocimiento científico. Decir esto y pensar en la tesis de Sánchez conduce a un imposible metafísico acerca de su presencia en un tribunal de doctorado a los cuatro meses de obtener el título.

Políticamente, el caso de la tesis de Sánchez muestra la ineficacia de los controles de calidad en el sistema político español. Utilizó La Moncloa para difundir un informe falso contra las evidencias de plagio en «su» tesis y no ha pasado nada. Países como Alemania no han perdonado la mentira en los políticos que han copiado su tesis y nadie se lamenta de la defenestración de un dirigente que si miente sobre su tesis, puede mentir en todo. También en convertir la mentira en método se ha doctorado Sánchez.