Medir los segundos

Actualizado:

He leído en ABC lo del choque múltiple de 150 vehículos en la N-III. Accidente que, como tantos otros, es evitable. Pero para ello hay que ir a los fundamentos de los accidentes y no a analizar el comportamiento del último «ente» en la cadena de tránsito: leyes, carretera, seguros, coche, información y conductor.

Hay que buscar los fundamentos de este caso en la Física. La velocidad está relacionada con el espacio y con el tiempo. La DGT aplica solamente el espacio (la distancia) para evitar estos accidentes. Pero ello no es eficaz, según se ve y lo puede comprobar cualquiera. Lo mejor es informar basándose en el otro factor: el tiempo.

Si establecemos como base que cada coche debe ir separado del anterior una distancia que varía con la velocidad, veremos que por la relación de la Física antes mencionada, si lo establecemos en segundos lo habremos establecido al mismo tiempo en distancia (aunque no sepamos cuántos son 70 metros, ni cuál es «la distancia de seguridad»).

Baste informar al conductor que mire al coche precedente, se fije un punto por donde pase y que al pasar por el mismo punto tienen que haber transcurrido dos segundos. Dos segundos equivalen a que digamos «ciento uno, ciento dos». Esto vale para cualquier velocidad, pues a mayor velocidad tenemos mayor separación por la regla de los dos segundos. Es la fórmula más sencilla para haber evitado, posiblemente, total o parcialmente el accidente de Honrubia. Por la regla de los dos segundos, si vamos a 100 kilómetros/hora iremos sin estrés a 56 metros de distancia del anterior. Si vamos a 160 kilómetros/hora la separación serían 179 metros. O sea, separaciones que nos harían ver cualquier situación con anticipación.

Manuel Mateos de Vicente.

Alcobendas (Madrid).