Mediaciones

Un dilema, para resolverse, requiere de una mediación poderosa, pero la hace imposible. Por eso es un dilema

Jon Juaristi
Actualizado:

Poco después de la victoria socialista en las elecciones legislativas de 2004, conversando con un Aznar bastante irritado por la deriva que iba tomando el zapaterismo, afirmé: «El problema es que, sin izquierda, no hay nación». A lo que él replicó de inmediato: «Y, con izquierda, menos aún».

Desde entonces, los hechos le han dado la razón. No es que la derecha esté libre de culpa: por estupidez, vagancia, corrupción y desprecio de la política, ha contribuido en no poca medida a debilitar los consensos democráticos de la transición, pero nunca se propuso destruirlos. Nunca aspiró a relanzar la guerra civil. En otras palabras, no trató de hacer de la democracia un medio para restaurar el franquismo.

En determinadas coyunturas,

Jon JuaristiJon JuaristiArticulista de OpiniónJon Juaristi