Juan Fernández-Miranda

Más Mariano que nunca

No querer responder a una pregunta sobre Aznar es una forma de responder: aquello de no hay mayor desprecio que no hacer aprecio

Juan Fernández-Miranda
Actualizado:

Rajoy fue más Mariano que nunca. Está tranquilo, y lo transmite. Está cómodo, y se le nota. Es el vencedor, y todos lo saben. Así es fácil afrontar un foro tan exigente como el de ABC. Y sólo así se explica que el invitado pueda responder a una pregunta sobre Aznar con la siguiente frase: "Gracias por no insistir". La madre de las evasivas, pronunciada con tanta naturalidad se hace hasta simpática. En realidad, no querer responder a una pregunta sobre Aznar es una forma de responder: aquello de no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

La conferencia inicial del presidente del Gobierno concluyó con un mensaje de optimismo realista: crecimiento económico, disposición «sincera» al diálogo y una legislatura «larga y fructífera» que consolide una situación económica «sólida». Pero lo jugoso del Foro ABC llega cuando Ángel Expósito plantea al ponente las preguntas de los asistentes. Y ahí surgió la vertiente irónica del presidente: Que a Puigdemont en Bruselas le han tratado «como se merecía» (no le ha recibido ningún líder europeo) y que tiene buena opinión de Javier Fernández («a lo mejor no le hago un favor»).

Más allá de estas cuestiones, que animaron la sesión, Rajoy envió algún recado entre líneas. Uno a Trump, al defender abiertamente el libre comercio; y otro a Aznar, al insistir (ahora sí) en que con su Gobierno el impuesto de sociedades está en el mínimo histórico. Lo que esta frase significa es que que en Moncloa molesta que Aznar se atribuya el título de campeón de las bajadas de impuestos. Eso sí, una vez más, Rajoy ni le citó.

Durante su intervención en el Foro ABC, el presidente del Gobierno incorporó a la certidumbre de sus políticas la tranquilidad de tener la situación política controlada. El principal reto para 2017, la negociación de presupuestos, se presenta despejada: si se llega a un acuerdo -«Me voy a dirigir a Ciudadanos, Coalición Canaria, PSOE y PNV»- , se enviará un buen mensaje dentro y fuera. Y, si no, con los actuales presupuestos será más fácil rebajar el déficit al 3,1%, que es lo que más interesa a Europa. Porque, no lo olvidemos, para Mariano Rajoy la prioridad sigue siendo la misma que en su primer mensaje como presidente del Gobierno: cuadrar las cuentas. Es la economía.

Juan Fernández-MirandaJuan Fernández-MirandaRedactor jefeJuan Fernández-Miranda