Una raya en el agua

Un marco republicano

El sitio no era La Moncloa. Las limitadas funciones de la Corona exigen de los partidos un mínimo respeto por las formas

Ignacio Camacho
Actualizado:

Pablo Casado cometió ayer un -otro- error, que hoy repetirá Albert Rivera, al acudir a la ronda exploratoria de Sánchez en La Moncloa. Y no por tratarse de Sánchez, sino por tratarse de La Moncloa, por escenificar en ella una suplantación de las funciones constitucionales reservadas al Rey y establecer una jerarquía paralela con solemnidad simbólica. Si los dirigentes del PP y de Cs quieren liderar la oposición tienen que empezar ejerciendo una labor prescriptora y enseñando al Gobierno a respetar algo tan importante en democracia como las formas. El presidente ha ganado las elecciones y sin duda será reelegido pero en este momento se halla en trámite de interinato; de ningún modo le compete convocar unas consultas que corresponden

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho