Manual de ornitología

Olor a fin de ciclo, pues, en las Cortes, de donde casi todos se marcharon ayer pensando en las urnas que se avecinan y algunos, solo algunos, lamentando el que parece el último crepúsculo del «Gobierno bonito»

Álvaro Martínez
Actualizado:

Mudo y con una de esas caras que suelen verse a la puerta de un tanatorio, Sánchez salió ayer a la carrera del Congreso tras el enorme fracaso de ver cómo le tumbaban a la primera su proyecto de Presupuestos, las cuentas que deberían prorrogarle un año y pico el alquiler de La Moncloa y garantizarle otro montón de viajes en el Falcon. Como quien aparta las moscas latosas en un día de verano, sorteaba como podía por los pasillos un enjambre de micrófonos que le preguntaban por la inminencia o no de las elecciones. Ni una palabra. Se montó en el coche oficial y se fue.

Olor a fin de ciclo, pues, en las Cortes, de donde casi todos

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez