Perfil del aire

La manía de pensar

Deberían calcar a los que le gritaban a Fernando VII «¡Vivan las caenas!»

Francisco Robles
Actualizado:

Estos intelectuales que se meten en política no aprenden. Se empeñan en pensar por su cuenta en lugar de pensar en la cuenta corriente que engorda gracias al cargo por encargo del jefe. En vez de seguir el argumentario que el partido les sirve cada mañana como una magdalena proustiana para que recuerden de dónde vienen, se emperran en darle al magín para extraer ideas propias de análisis racionales que hacen ellos solitos. Sin el comisario de turno dándoles las consignas. Sin el pensador oficial suministrándole las palabras, los sintagmas y las subordinadas -los hay que manejan hasta el subjuntivo- que habrán de sacar a la luz en ruedas de prensa sin preguntas: el oxímoron llega hasta ahí en estos

Francisco RoblesFrancisco RoblesArticulista de OpiniónFrancisco Robles