Mane, tecel, fares

En la política española abundan los baltasares incapaces de entender el signo de los tiempos

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Siempre me ha sobrecogido la incapacidad de algunos hombres para interpretar los signos de los tiempos. Me recuerdan a Baltasar, aquel rey babilonio, hijo de Nabucodonosor, que un día, mientras banquetea en compañía de sus aduladores, contempla cómo una mano misteriosa escribe en el aire con letras de fuego: Mane, Tecel, Fares. Baltasar, incapaz de entender el significado de estas palabras, pregunta primero a los adivinos y astrólogos de su corte, que no le dicen más que paparruchas. Hasta que finalmente ordena venir al profeta Daniel, quien tras recriminar a Baltasar sus sacrilegios e idolatrías le explica el sentido de esas tres palabras misteriosas: «Lo que está escrito significa Contado, Pesado, Dividido. Contado, porque Dios ha contado los días de

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada