Maestros del consenso

En algunas Escuelas de Negocios estudian la Transición española como modelo para

AMANCIO FERNÁNDEZ
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En algunas Escuelas de Negocios estudian la Transición española como modelo para superar conflictos, potenciales o presentes, y poner a todos a caminar en la misma dirección. Algo esencial en la labor de quien dirige. Y esa Transición la hicieron posible quienes cultivaron con maestría el consenso, el pacto y la negociación. Con discípulos aventajados. Entre esos maestros destacan, cada uno en lo suyo, el profesor Enrique Fuentes Quintana, que acaba de dejarnos; Adolfo Suárez, envuelto por la misma bruma que priva de recuerdos que se llevó también, maldita casualidad, a Fuentes Quintana, y José María Cuevas, que ha dejado esta semana la CEOE con el listón muy alto.

Diálogo, pacto, acuerdo

Tomen nota, los unos y los otros, ahora que tanto se oye hablar y tan poco se practica el consenso, el pacto y el acuerdo, En todos los campos hay un maestro. En la cátedra, la divulgación, la economía y la política económica, el profesor Enrique Fuentes Quintana, al que tantas veces acudí buscando razón y autoridad . En la política, Adolfo Suárez. Y en el mundo empresarial, José María Cuevas, predicador del libre mercado en tiempos de agitación, y muñidor de tantos acuerdos con los sindicatos, que también supieron buscar el acuerdo. Los tres, y sus discípulos, supieron encarrilar a España por el camino de la concordia y del pacto.

La «autoritas» del profesor

Del profesor recuerdo además con gratitud sus lecciones de lucidez económica, dichas con la contundencia de su potente voz, cada vez que acudía a los debates en ABC, o con sus artículos precisos, certeros y didácticos publicados en estas páginas. Guardo con cariño, ahora emocionado, el último manuscritos, hecho de un tirón, sin apenas tachaduras, que me envió para publicar en ABC. Corto, que ya le mermaba la enfermedad, pero preciso y razonado, como todos los suyos. Hecho como él aprendió, anteponiendo el deber a todo lo demás. Con esa misma «autoritas» logró que todos firmaran los llamados «Pactos de la Moncloa», el carril económico necesario que posibilitó la transición política que pilotó con maestría Adolfo Suárez.

Negociador por convicción

De José María Cuevas puede decirse que es negociador por vocación, por convicción y por método. Logró unir a las empresarios en una patronal única, para defender en tiempos confusos el libre mercado, la libre empresa y la libre negociación con los sindicatos y los gobiernos de turno, que también supieron responder casi siempre con la cultura del pacto. Pactos con otros que también se aplicaron en la cultura del diálogo. Como Marcelino Camacho, que también padece la bruma anuladora de recuerdos, o Nicolás Redondo, y otros sindicalistas. Cuevas es maestro en el arte de resucitar acuerdos rotos, de conseguir pactos imposibles, de hacer de la negociación y el diálogo el método. Ahora deja la CEOE en la que ha estado como secretario general y presidente desde su fundación. Allí deja discípulos aventajados como Juan Jiménez Aguilar, con quien formó tándem.

Dos banqueros de postín

Y pareja de postín es la que acaban de formar dos de los mejores banqueros españoles: Isidro Fainé y Juan María Nin. La propicia otro empresario que busca la concordia, Ricardo Fornesa, que se va quedo, hábil en buscar el momento para no estorbar y dar el relevo en silencio, sin que se oigan apenas los roces y los codazos para heredar este puesto de mandamás en La Caixa, que es casi tanto como decir el más poderosos de Cataluña. Y Ricardo Fornesa lo ha hecho como él sabe, con discreción, sin asumir papeles de divo. Queda al frente un hombre de la casa, un Isidro Fainé que lleva a su lado a quien ya hace tiempo tentaba, como se dijo en estas páginas hace algunos meses, otro banquero de pro, un Juan María Nin que en tándem con Fainé darán que hablar. Seguro. Tienen todas la papeletas para hacer banca a lo grande una vez que tengan la caja llena tras la salida a Bolsa del Holding que capitaneará Fornesa. Con el visto bueno del Banco de España, que ya tienen, saldrán de compras. Habrá otro jugador de aquí en la Champions bancaria. Que está que arde.