Arde Notre Dame

Lunes de ceniza

Jesús Lillo
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Quedan las piedras y los mejores cimientos para levantar una nueva catedral, quizá más hermosa que la que ayer consumieron las llamas. En eso consiste buena parte de la historia, en ver cómo los monumentos se desploman y vuelven a levantarse. Torres más grandes han caído. Pico y pala. Embobados con los prodigios de última generación con que las grandes ciudades compiten en el mercado del arte y las taquillas del sensacionalismo arquitectónico, hemos olvidado la fragilidad de toda obra humana, su impermanencia y temporalidad. Nada es para siempre, ni siquiera Notre Dame. Guerras, incendios, terremotos, revoluciones o riadas han dejado su señal en unos templos que hace siglos fueron concebidos como seres vivos, genuinos works in progress sin final

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo