Nieto
La Tercera

Un liberal ilustrado

«Pérez-Llorca hizo una contribución notable a la Transición política. Colaboró decisivamente en la arquitectura de la Constitución, dio altura intelectual y dialéctica a la UCD, sirvió de sostén a Adolfo Suárez en no pocas ocasiones e impulsó la política exterior española dirigiéndola hacia su vector más natural: Europa»

Matías R. Inciarte
Actualizado:

Antes de nuestro primer encuentro personal, José Pedro Pérez-Llorca me parecía ya una personalidad atractiva. El apelativo, por el que era conocido, de «zorro plateado» contribuía a rodearle de un halo de misterio y su proximidad a Adolfo Suárez, como ministro y consejero áulico y su papel como padre de la Constitución proyectaban, aún más, su imagen de influencia y de poder.

Tuve que esperar a que, como ministro de la Presidencia, Pérez-Llorca presidiera la Comisión de Subsecretarios para tener con él una relación directa. Dirigió la Comisión con discreta eficacia, sin alardes pero dejando, siempre, detalles de su capacidad jurídica y política y de su fino sentido del humor.

Fui testigo, más de cerca, de esas virtudes cuando, algún