Lecciones de socialistas

La izquierda siempre ha creído que sus lecciones están para los demás, que no tienen que responder por sus insultos y que por ser de izquierda pueden cometer cuantas tropelías les parezcan oportunas

Salvador Sostres
Actualizado:

A los socialistas siempre les ha costado el momento en que vienen a reclamarles las lecciones que tanto les gusta dar. El director general de Innovación y Formación de Castilla y León, culpado de copiar un artículo científico del año 2000, Bienvenido Mena, del Partido Popular, ha presentado su dimisión a instancias del PSOE.

Las vergonzosas excusas que el presidente del Senado ha dado para justificar lo injustificable deja en evidencia esta superioridad moral de la izquierda, esa sensación de que ellos están exentos -por ser ellos, y por ser los buenos- de los imperativos éticos que nos afectan a todos.

El señor Mena ha dado un ejemplo de dignidad y el señor Cruz no ha pedido ni perdón. No sé si tendría que dimitir, pero seguro que tendría que por lo menos disculparse en lugar de insultar a los que han descubierto su trampa.

La izquierda siempre ha creído que sus lecciones están para los demás, que no tienen que responder por sus insultos y que por ser de izquierda, y «porque la idea era buena» -así justificaron las atrocidades del comunismo- pueden cometer cuantas tropelías les parezcan oportunas. Y si alguien se las reprocha, la respuesta es siempre el «no todo vale» y llamarnos fascistas.

Y ahí estamos, recibiendo lecciones de tramposos, que en lugar de avergonzarse nos comparan con el franquismo.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres