Con permiso

«Lamentable» tradición de verano

Las consecuencias de una huelga no la deberían sufrir los que no son sus destinatarios

María Jesús Pérez
Actualizado:

Como cada verano, estamos de huelga. Bueno están otros, para ser más exactos. Los demás, la sufrimos. Como si lo estuviéramos, vamos, pero sin esperar respuesta ni compensación ninguna a cambio. Porque como cada periodo vacacional -lamentablemente se está convirtiendo en una tradición en este país-, se repiten paros en servicios públicos, por un lado, y de transporte también en empresas privadas, por otro. Hablo de las convocadas estos últimos días por los representantes de los trabajadores de Renfe, del aeropuerto de El Prat o de Ryanair, por ejemplo. Por no remontarme más en el tiempo. Paros que se repiten, en la mayoría de los casos, en periodos de disfrute de otros. Hoy, en plena temporada turística. Cuando tener servicios

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez