Laborismo y PSOE: se acercan

Cuando el próximo 2 de octubre Esperanza Aguirre intervenga en la conferencia

POR RAMÓN PÉREZ-MAURA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando el próximo 2 de octubre Esperanza Aguirre intervenga en la conferencia del Partido Conservador británico, puede recabar información sobre cómo los rivales de sus amigos están copiando el modelo de la derecha británica ante el agotamiento de sus propias recetas. Aguirre será introducida por lord Garel-Jones, un ex ministro galés asentado los fines de semana en Candeleda. Éste podrá ilustrarla sobre el asalto que padece la derecha británica en algunos de sus elementos definitorios. Muchos consideran a Tristan Garel-Jones un conservador «de izquierdas» -se dice que la propia Aguirre, visitando la Cámara de los Lores como presidenta del Senado, preguntó a la baronesa Thatcher si Garel-Jones era «un conservador de verdad». Pero sus peores enemigos en el conservatismo británico sólo se atreven a descalificarlo diciendo que es un conservador «tribal». Y uno puede cambiar de ideas, pero no puede alterar su origen tribal.

Esos conservadores tribales son los que mejor se dan cuenta de la estrategia que está siguiendo Gordon Brown. Hubo muchos que creyeron que tras el Gobierno de Blair -el amigo de Aznar y Bush- volvería el «verdadero laborismo». Y resulta que Gordon Brown se ha despachado el lunes pasado con un discurso ante la conferencia anual del Partido Laborista en la que mencionó el sustantivo «británico» 71 veces. Ni el Fraga de 1977 alcanza para hacer un paralelismo. Si a ello añadimos que prometió mano dura contra el crimen y aseguró que doblará sus esfuerzos por limitar las horas en que los ingleses pueden beber y los lugares en que pueden fumar -y no consta que Elena Salgado lo asesore- tenemos un programa que puede ser perfectamente el del PSOE en las próximas elecciones generales. Brown, como Zapatero, se ha envuelto en la bandera nacional y en el recorte de las libertades individuales. La duda es si primará la imagen conservadora del patriotismo o se impondrá la izquierdista de intromisión en la privacidad. Todo apunta a lo primero. Como aquí, donde ZP ha descubierto que preside el «Gobierno de España».