Justicia para Laura

Montoya podría volver a matar si se deroga la prisión permanente revisable, como piden PSOE, Podemos y separatistas

Isabel San Sebastián
Actualizado:

El asesino de Laura Luelmo nunca habría debido tener la oportunidad de alcanzarla con sus garras. Su sitio era la cárcel de por vida, alejado de una sociedad en la que había demostrado no ser capaz de integrarse. La prisión permanente (revisable o no) donde purgar, alejado de las personas de bien, la maldad que arrastraba ya antes de arrebatar el futuro a una joven maestra indefensa.

Laura Luelmo estaría viva si Bernardo Montoya hubiera estado preso, como imponían el sentido común y la más elemental prudencia. Años atrás, ese individuo había degollado a sangre fría a una mujer para impedir que lo identificara en un juicio y asaltado a una chica durante un permiso penitenciario. Su historial, plagado de

Isabel San SebastiánIsabel San SebastiánArticulista de OpiniónIsabel San Sebastián