Una raya en el agua

Juegos de la edad temprana

La aclamación de ciertas series como paradigmas culturales barrunta un fenómeno de infantilismo social muy relevante

Ignacio Camacho
Actualizado:

La noche de Tejero, cuando Felipe de Borbón acababa de cumplir 13 años, su padre lo llamó a su despacho para que viviese junto a él las horas inciertas del golpe de Estado. Muchos años después, ya coronado Rey de España, Pablo Iglesias le regaló un estuche de DVDs de «Juego de Tronos» con la ilusa pretensión de enseñarle algo que el monarca, hijo y nieto de príncipes exiliados, había mamado en su casa desde que era un renacuajo. Cabe esperar que, en sus clases de Ciencia Política, el jefe de Podemos utilizara mejores materiales didácticos que una brillante ficción televisiva con dragones voladores, ejércitos de zombis y rasputines enanos, en la cual se aprende tanto sobre las conjuras dinásticas

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho