ZP en la Juan Tanamera del Coto

ANTONIO BURGOSZAPATERO, Sonsoles y las niñas están en Guantánamo. De momento en

POR ANTONIO BURGOS
Actualizado:

ZAPATERO, Sonsoles y las niñas están en Guantánamo. De momento en el Coto de Doñana están rodeados por una alta verja como la de Guantánamo, que nos habrá costado sabe Dios cuánto. De la que el alcalde socialista de Almonte, Francisco Bella, ha dicho: «Esta aberración de tres metros de altura es similar a los recintos indeseables como el campo de detenciones de Guantánamo». Cito al alcalde almonteño como argumento de autoridad. Nadie sabe más de verjas que los almonteños, virtuosos del Salto de la Reja. Pero la reja del Coto de Doñana, según certifica su propio alcalde, no hay almonteño que tenga huevos de saltarla. ¿Reja para proteger al lince? Evidentemente. A Zapatero, que es un lince. En sus vacaciones. A la Reina podrán retratarla en bañador enterizo, modelo Esther Williams en «Escuela de Sirenas», y a la Princesa de Asturias, en biquini, ambas en la popa del «Fortuna». Pero ni a Sonsoles ni a las niñas podrá nadie retratarlas. Para eso está la alta verja. ¿No ven por qué les digo que este ZP es un lince, el verdadero lince de Doñana y de Doña Sonsoles?

Será Guantánamo, pero a mí el Coto me está dando el avío este verano. Qué maravilla que ZP te traiga el artículo por Seur 10, a domicilio. Aunque no me da tanto avío como el «Guantanamera» como música a la que los forofos coros futboleros cambian la letra para animar a su equipo. Lopera rima con Guantanamera. El son guajiro que los flamencos meten a compás. En fusión, que es la moda. Este verano también se lleva el flamenco con sifón, digo, el flamenco fusión: Cigala, como el arroz. Cantan los flamencos «Guantanamera» con un cubano viejorro y funcionarial, del Inserso que el dictador Castro ha sacado de los asilos y mandado a España a ganar dólares para la revolución. Verbigracia, Compay Segundo metiendo «Guantanamera» a compás con el genial Chano Lobato, ahora puesto por el Festival de las Minas en el sitio de honor que le corresponde. Cuando cantaban la «Guantanamera», Compay llevaba a uña de caballo a Chano, último de la Filipinas de la gracia de Cádiz. Y Chano, barrio de Santa María puro, le soltó: «Mira, Compay, déjanos a los flamencos un poquito a nuestro aire, que va a salir el Juan Tanamera ése y nos va a pegar dos guantás a tós».

Ooooole. El Juan Tanamera de la valla del Coto que denuncia el alcalde Saltalarreja Almonteño no sale y no le pega dos guantás a nadie. Pero al que no le pega nada es a ZP veranear como el Duque de Medina Sidonia, el del atún. Como la cabra tira al monte, el que presumía de Proceso de Paz tira al monte de la Historia. ZP veranea donde el Príncipe de la Paz se iba de picos pardos. Se cree reedición de Godoy y se va al Coto, donde Goya ni está ni se le espera. Goya no puede entrar por la alta reja de Juan Tanamera. Por lo que el Divino Sordo coge sus avíos y se va a la isla de Cabrera, a pintar con teleobjetivo el palimpsesto de la familia de Carlos IV, pero en bañador y en yate. Ya te veré en el «Hola».

Me encantan las vacaciones de estos señores que dicen que son tan de izquierdas y que viven como marqueses. ¿En qué se diferencian de uno de derechas? Se dedican a jugar al golf, a pasear la América hispana gratis total en avión oficial, o a comer langostinos, como este aspirante a II Príncipe de la Paz en el Juan Tanamera del Coto. Por no salir de Goya, desde Carlos IV no había público mirando cómo un señor come langostinos mientras ellos los ven pelar. ZP tiene mayoría absoluta de gente viendo cómo se come los langostinos y las tortillitas de camarones que hace La Guapa. En la insigne Casa Balbino de Sanlúcar este presidente que se dice tan de izquierdas se ha trabajado el langostino facha. ¡La que hubieran liado los progres si a Aznar lo retratan comiendo langostinos! La de Sanlúcar con los langostinos ha sido la Foto de las Azores de ZP. Azores de azorarse: de conturbarse de vergüenza ajena. No, si éste va a terminar aprendiendo a pelar los langostinos con una sola mano, como el manco concejal del alcalde Carranza en Cádiz, recordman de los langostinos a una mano. En la próxima demagogia electoral, ZP es capaz de decir que por cada niño den 2.500 euros... y un plato de langostinos para los padres, que se los coman a su salud. Langostinos de la modernidad y el progreso, naturalmente. Esto es, langostinos con cremallera y de gañote.