Juan Palacios

Como «periódico de monos» salió, y con qué éxito, a la plaza del mercado ABC («la letra con monos entra»), uno de cuyos «moneros» últimos fue Juan Palacios

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Un «periodismo de monos», se decía del periodismo con ilustraciones gráficas. Y como «periódico de monos» salió, y con qué éxito, a la plaza del mercado ABC («la letra con monos entra»), uno de cuyos «moneros» últimos fue Juan Palacios, que acaba de hacer mutis al palilleo. Un, dos, tres, puño cerrado, mano abierta, de un fandanguillo de Trigueros, su pueblo, Huelva.

Hablamos de Sirio, de Fresno, de Ugalde, de Córdoba, de López Montenegro, de González Cebrián, de Echea, de Ras, de Menéndez Chacón, de Cañizares, de Dávila… y de Juan Palacios, contra cuya firma, el muñeco de la «P», tanto peleara, sin éxito, su director. Y es que al director le pasaba con la firma de Palacios lo que

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano