Intransigencia con balcones a la calle

Jesús Lillo
Actualizado:

Hay que reconocer el avance inclusivo que para el mundillo nacionalista, históricamente endogámico, ajeno a la hibridación y el maridaje, representa el hecho de que la dependienta de la franquicia pamplonesa del PNV se apellide Gómez; una tal Gómez, que diría Xabier Arzalluz. Como buena vasca, provisionalmente deslocalizada en Navarra, la concejal Gómez participó ayer junto a sus pares de Bildu y como una hidra en la trifulca balconera de la ikurriña. La Policía Municipal impidió que las fuerzas vivas del nacionalismo vasco sacaran durante el chupinazo una bandera que en Navarra significa sometimiento y pérdida de identidad foral.

Los del despliegue daban voces y forcejeaban, agarrados a la franela y sin manos para maniobrar. A Joxe Abaurrea, edil de

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo