El ángulo oscuro

Inmigración y cuestión religiosa (y IV)

Mientras Europa reniegue de su identidad y la indiferencia religiosa domine las almas, todo está perdido

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Ese «espíritu común» que brinda la religión, convirtiendo a los pueblos en auténticas comunidades, como afirmaba Unamuno, no requiere que todos los miembros de la comunidad sean fervorosos creyentes. Requiere, en cambio, que creyentes y no creyentes se reconozcan en una misma tradición religiosa, en unas instituciones nacidas de esa tradición, en unos principios morales alimentados por ella, en una cosmovisión compartida. No hay comunidad auténtica donde no hay un ethos común; y ese ethos que conforma y vincula a los pueblos, capacitándolos para los esfuerzos colectivos, tiene siempre un sustrato religioso. No en vano todas las civilizaciones que en el mundo han sido han nacido de una religión; y han perecido cuando la religión que les brindaba sustento se

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada