Vidas ejemplares

¿Icono cultural?

No, un criminal repugnante que debería haber sido olvidado hace tiempo

Luis Ventoso
Actualizado:

Resulta fácil definir a Charles Manson, que se murió en la cárcel a finales de 2017 con 83 años: un psicópata de manual. Hijo de una chica de 16 años y padre desconocido, su vida descarriló desde el principio. Cuando Charlie tenía siete años, su madre fue encarcelada por robo y él quedó bajo la tutela de unos tíos afincados en West Virginia. Su familia de adopción percibió enseguida que el mal y el desequilibrio caldeaban la cabeza de aquel rapaz, obsesionado con las pistolas y las facas, mentiroso compulsivo, liante y con arrebatos de violencia chiflada. Enseguida fue carne de reformatorio y luego de cárcel. Vándalo, ladrón a mano armada, proxeneta... En 1967, cuando salió de prisión tras su

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso