Huelga contra los clientes

La libertad de los consumidores sufrirá grave daño si la coacción sirve para expulsar a un competidor del mercado

Ignacio Camacho
Actualizado:

La libertad es «uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos», dice el Quijote, pero a pesar de ello sigue habiendo mucho Sancho Panza que le tiene miedo. En el mercado moderno, la libertad se llama competencia y comporta un riesgo del que los pancistas desconfían porque se sienten en inferioridad para medirse a campo abierto. El conflicto del taxi tiene que ver con ese recelo que atrapa a algunos sectores económicos acomodados en paradigmas de otro tiempo, en un proteccionismo regulador que los amparaba frente a la irrupción de factores inciertos. Con la particularidad de que se trata de un colectivo con gran capacidad de presión y fuerte conciencia de su poder de bloqueo.

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho