Visto y no visto

Hojas

«Los masones pertenecientes al Gran Oriente Nacional de España dieron comienzo a la ceremonia»

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

En España la democracia es acudir a un velorio y que un señor con pinta de «puertas» de «after hour» te coja por el omóplato y te diga:

-Soy el presidente del gobierno. ¡Acompáñeme!

Con tono de «madero», no de «hombre de Estao», como el empleado por Abraham Lincoln ante unos senadores recalcitrantes: «Soy el presidente de los Estados Unidos, investido de gran poder».

Aquí el poder de Sánchez, nuestro hombre, es el propio de un país asentado en la inseguridad jurídica, y su «¡Acompáñeme!» se lo soltó a un extraño que, al pasar ante el féretro de Rubalcaba (el Lincoln español, de dar crédito al periodismo de Estado), arrojó unas hojas en blanco (¿folios del galgo?), volanderas, «Les feuilles

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano