Un héroe del 78

La valentía de Ordóñez no se terminó con él. Su familia, los amigos y sus compañeros de partido no abandonaron, a pesar del terror esparcido en cada esquina

Juan Pablo Colmenarejo
Actualizado:

Ordóñez no se callaba. Se jugó la vida a la carta más difícil. La cacería etarra intentó el exterminio del PP, como antes lo consiguió con la UCD, para después extender su masacre llevando el reguero de sangre del tiro en la nuca hacia el PSOE. Por eso, la foto navideña de Otegui, brindando con la actual líder del socialismo vasco, hiela el corazón. La presidenta de la Fundación Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, nos ha recordado, en una entrevista tan firme como serena en ABC, que «Otegui seguirá siendo un terrorista». Que no se olvide ni cuando se aprueban los Presupuestos Generales del Estado.

La valentía de Ordóñez no se terminó con él. Su familia, los amigos y sus compañeros

Juan Pablo ColmenarejoJuan Pablo ColmenarejoArticulista de OpiniónJuan Pablo Colmenarejo