El gusto a la verdad

Quien se automargine del gran cambio será castigado por la vida

Hermann Tertsch
Actualizado:

Estamos ya sumidos en nostalgias navideñas. Unos se acuerdan de sus mayores y de su niñez, otros de sucesos como los muertos en Eslovenia en 1991 que a Quim Torra le parecen pocos. Hoy viene al caso por la alborotada política española recordar una frase histórica que nuestros jóvenes políticos no conocerán. Mijail Gorbachov llegó el 7 de octubre de 1989 a Berlín Este a los actos el 40 aniversario de la RDA. Erich Honecker, líder del régimen comunista alemán, había organizado todo como los grandes festejos comunistas desde 1918. Pero Gorbachov sabía que era el final de Honecker. Y de mucho más. La política mundial ya había dado un giro radical. Del discurso del líder soviético solo se recuerda

Hermann TertschHermann TertschArticulista de OpiniónHermann Tertsch