Guerra, relator

Jesús Lillo
Actualizado:

Lo mismo que Pablo Casado se quita de en medio a aquella generación intermedia que de la mano de Mariano Rajoy amuebló la sede de Génova con su tecnocracia de Ikea y metió en cajas los valores de los votantes del PP, Pedro Sánchez se dedica a laminar -por lo civil o por lo electoral, como a Susana Díaz- a quienes no han querido jubilar los principios socialistas y rechazan un pragmatismo amoral que se resume en el lema «Por mí, por todos mis compañeros y por mí el primero». En Ferraz aseguran que no hay «ninguna previsión» de que vaya a convocarse ese Consejo Político Federal en el que sobreviven los barones y que Emiliano García-Page -el desinformado, en

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo