Vidas ejemplares

Greta y el Apocalipsis

Con sus recetas el mundo se sumiría presto en la miseria

Luis Ventoso
Actualizado:

Una pena que la noble causa del ecologismo se sirva aliñada con tics neomarxistas y pataleos contra el progreso. Conservador viene de conservar, por lo que preservar el legado natural y protegernos del calentamiento deberían ser banderas estelares del conservadurismo. Al haberlas abandonado en manos del «progresismo», sus eslóganes soslayan el debate en profundidad y asoma el caduco odio marxiano al pérfido «capital», esta vez encarnado en diablo contaminador. En ocasiones se cae incluso en lo infantiloide, como con el culto papanatas que dedican los líderes universales a una niña sueca de 16 años, Greta Thunberg, que debería estar en el cole, en vez de dando la vuelta al mundo y pregonando el apocalipsis en foros que le quedan anchos,

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso