La gratitud

El madridismo tendría que besar por donde pasan su presidente y su equipo

Salvador Sostres
Actualizado:

Hay un madridismo que ha vivido como una tortura la inigualada gloria de haber ganado tres Champions seguidas. Y esta temporada de decepción la están gozando con júbilo porque por fin han podido liberar su resentimiento contra Florentino Pérez.

Yo soy el que creció con el Dream Team de Cruyff, con nuestra primera Champions en Wembley, las dos ligas de Tenerife y la del penalti que Djuckic falló en el último minuto. Y cuando el Milán nos acribilló en Atenas, y puso fin a una era, vi cómo las hienas acechaban al genio más decisivo de la historia de mi club. El Barça se partió en dos y todavía sangra aquella herida. Que la belleza genere odio jamás he podido

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres