González, a las órdenes de Chávez

RAMÓN PÉREZ-MAURA
Actualizado:

Comillas ha acogido como prolegómeno de los 90 minutos de la cumbre entre los 27 estados de la UE y los Estados Unidos Mexicanos un «Congreso Iberoamericano del Nuevo Periodismo» al que se dirigieron el sábado por la noche el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, y el secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de la Iglesia. Sobre Cuba, Enrique Iglesias no quiso opinar sobre el intento español de cambiar la posición común de la UE. Y hablando de los bicentenarios de la independencia de las repúblicas iberoamericanas -motivo del congreso- De la Iglesia insistió en que España sólo va a estar allí para acompañar en lo que esas repúblicas quieran. Que son ellos los que tienen que pedir y España acompañará en lo que deseen. Preguntado por qué doscientos años después España no puede tener unas iniciativas propias y las deja todas a la otra parte -por ejemplo a quienes denostan la herencia hispánica como Chávez o Morales- De la Iglesia afirmó que es una decisión política. De lo que cabe deducir que si por una decisión política vamos a hacer lo que se nos diga, y por una decisión política el Consejo de Ministros ha nombrado a Felipe González embajador en misión especial para los bicentenarios, Felipe ha sido comandado para dar satisfacción a los deseos de los Chávez de América. Se aguarda con la expectación el momento en que Chávez pregunte a González por aquello de «Tirano con manguera de petróleo».