Visto y no visto

El globero

González sostiene que el «capitalismo triunfante» no es sostenible y se autodestruye, cosa que ya había dicho Marx

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

El globalismo nació el 4 de mayo de 1493 con la bula «Inter caetera divinae» del papa Alejandro VI. Ahora, para poner orden en el globo, ha accedido a hablar el pensador global, González, santo patrono de la socialdemocracia hispánica.

Si la moral cristiana nació en la Última Cena, la moral socialdemócrata bien pudo nacer en la cena del 43 en Teherán, con los Tres Grandes preparando la posguerra. «Cincuenta mil alemanes deben morir -dijo Stalin-. Su Estado Mayor debe desaparecer». «No tomaré parte en ninguna carnicería a sangre fría -replicó Churchill-. Lo que ocurre con la sangre caliente es otra cosa». «Propongo -terció Roosevelt- una solución intermedia. En vez de 50.000 muertos, vamos a dejarlo en 49.000». ¡Voilà! ¡La

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano