Un filósofo senador

Uno de los indicativos de la madurez de una democracia es que en ella se pueda alabar públicamente a una figura política sin ser etiquetado

Actualizado:

Uno de los indicativos de la madurez de una democracia es que en ella se pueda alabar públicamente a una figura política sin que al halagador le etiqueten con el color rojo, azul, naranja, morado, verde o amarillo de algún partido. Por fortuna, en nuestro país esa señal de madurez democrática y normalidad política se ha constatado muchas veces. Es el caso, muy encomiado estos días, de la reciente oración fúnebre del presidente Rajoy por el extinto vicepresidente Rubalcaba.

Los que me conocen saben que no tengo ninguna adscripción partidista (que no significa, en modo alguno, que carezca de ideas políticas). Por ello quiero en este artículo elogiar la figura del flamante presidente del Senado, el catedrático Manuel Cruz. Su