Fichajes a la japonesa

De Corbacho no se recuerda ninguna buena faena en el Gobierno de España. Más bien al contrario, porque durante sus dos años y medio en el ministerio el paro se duplicó, traspasando la frontera de los cuatro millones

Juan Pablo Colmenarejo
Actualizado:

Sánchez ha convocado las generales antes de las municipales y autonómicas para que sus barones no le condicionaran pactando con Ciudadanos alcaldías y gobiernos regionales. El presidente del Gobierno está haciendo el PSOE a su medida, trazando la raya con González y Guerra porque, como dijo en la presentación de su manual, representan a una sociedad que ya no existe. En ese PSOE, del que no quiere ni oír hablar el citado autor resistente, estaba Corbacho en Cataluña. Un partido que arrasaba en el cinturón de Barcelona, donde la inmigración interior disparó el crecimiento del área metropolitana. El PSC se vestía de PSOE con Corbacho como indiscutible alcalde de Hospitalet, la segunda ciudad más poblada de Cataluña, durante catorce años.

Juan Pablo ColmenarejoJuan Pablo ColmenarejoArticulista de OpiniónJuan Pablo Colmenarejo